Zergatik Ez?
Zergatik ez? Biografia
INICIO BIOGRAFÍA INTEGRANTES FOTOS CONTACTO ARTICULOS FOROS
El camino de Santiago (Henar)

Me hice el mes pasado el camino de Santiago, exactamente dediqué una semana a hacerlo, a mi pesar, porque se me hizo cortísimo, ha sido una experiencia tan bonita y enriquecedora en mi vida que quiero compartirlo con vosotros…Me fui con  mi amiga Cristina, una compañera de viaje inmejorable.

1ª Etapa Burgos – Hornillos del Camino  (21Km)Camino Santiago

Llegamos el martes, 19 de Junio en el autobús Bilbao – Burgos, ahí empezaba nuestro camino, no llevábamos plano ni nada parecido, nada más que nuestras acreditaciones para ir sellándolas durante todas las etapas. enseguida nos dimos cuenta de que el camino está súper señalizado. El autobús te deja justo en el mismo centro de Burgos, cerca de la Catedral así que fue fácil encontrar el inicio del camino. Después de observar la Catedral durante un rato, aunque yo ya la conocía,  pero es tan Gótica y tan impresionante... empezamos el camino por un sendero a la orilla del río, pasas junto a la  universidad  de derecho y vas observando como la ciudad se va alejando. Ah, se me olvidaba antes de dejar la ciudad por completo paramos a desayunar en un polideportivo,  por cierto nos pegaron un sablazo por el cafecito….
Por fin dejamos la ciudad y nos adentramos por un sendero, el campo y las flores estaban preciosos, de hecho se notaba que estábamos en primavera acercándose el verano. Llevaríamos 20 minutos andando por este camino cuando conocimos a Jaime, un madrileño que al igual que nosotras había comenzado su camino a Santiago desde Camino SantiagoBurgos, Jaime es un jubilado reciente, emprendió el viaje en solitario, hasta ése momento, porque hasta León que fue nuestra meta, hizo el viaje con nosotras. Fue muy agradable su compañía en todo el camino.
A mitad del camino encontramos una fuente donde el agua hay que sacarla como antiguamente dando a una manivela, allí tomamos un bocata, y proseguimos hacia Hornillos del Camino.
Cuando Llegamos a nuestro destino lo primero fue ir al albergue, pero madre míaCamino Santiago estaba a tope. No había sitio, como había más gente esperando y no estaba la hospitalera, preguntamos en el único bar que hay en ese pueblo, Casa Manolo, nos dijeron que la hospitalera llegaba a las 5 de la tarde, eran las 3 y media, pues nada nos sentamos en la plaza del pueblo a tomar unas cervecitas junto a los demás peregrinos. A las 5 como un clavo apareció la hospitalera,  habilitaron el polideportivo, con camas y colchones, sellamos las credenciales, eso lo primero, después nos dieron una manta, pagamos 5 € y nos asignaron cama, las duchas no estaban nada mal, así que nos aseamos, nos pusimos guapos y a cenar, claro que ¿a dónde? Pues a Casa Manolo, tuvimos que guardar cola, se hizo bastante larga la espera, en nuestra mesa estábamos cenando Cristina, Jaime, Claude (un francés que hacía el camino con su señora)  y yo. Con este francés y con su señora coincidimos en varias etapas. La cena estuvo estupenda, nos lo pasamos genial, cuando terminamos sacamos algunas fotos del pueblo y a dormir. A penas dormí, me cuesta mucho pegar ojo cuando estoy fuera de casa, y si lo acompañas de ronquidos, y peditos…..

2ª Etapa Hornillos del Camino – Castrojeriz ( 20 Km)

Camino SantiagoDespierta el sol y empieza el camino, son las 6 de la mañana nos ponemos en marcha, tomamos un cafecito de maquina en el albergue, cargamos la garrapata (la motxila) a nuestra espalda y para delante. Antes de salir del pueblo decidimos abastecernos de agua en la fuente de la plaza. Allí conocemos a Heriberto, un maño, muy salado, nos acompaña durante toda la etapa. Nuestro primer objetivo es llegar a Hontanas, durante todo el camino no paramos de hablar, de contarnos historias, aventuras, parte de nuestra vida…Hasta Hontanas todo el camino está plagado de amapolas y campos de trigo todavía sin recoCamino Santiagoger. A lo lejos se empieza a ver el pueblo, queda metido en un valle, y vas bajando con presura, pensando en el almuerzo que te vas a meter entre pecho y espalda. Efectivamente el almuerzo estuvo estupendo, nos sellaron de nuevo las credenciales, el pueblo es muy bonito, estaba lleno de peregrinos desayunando, volvimos a colocarnos las motxilas  a la espalda y nos encaminamos hacia castrojeriz.
Jaime se empieza a que quejar de los pies, comenta que no sabe si va a poder llegar a Santiago, nosotras le animamos, seguimos andando. Heriberto no para de contar chistes, no sé cómo puede retener tantos en la memoria.
Vemos los restos de una torre en ruinas, nos llama la atención y sacamos alguna foto. Que ancha es Castilla, se ven tan inmensos sus campos..Que es inevitable hacer algún comentario al respecto.
Camino SantiagoLlegamos a un sitio emblemático: las ruinas del Convento San Antón, están en mitad del camino, como si el tiempo se hubiese parado inspeccionamos todo, es majestuoso, hay un antiguo hospital de peregrinos y sellamos las credenciales.
Tras unos kilómetros llegamos a Castrojeriz, que largo es el pueblo hasta que llegas al albergue municipal. Como siempre lo primero sellar la credencial y nos mandan quitarnos las botas, para no manchar, se colocan en una estantería que hay en la entrada, todas juntas.  Nos piden la voluntad, damos 5€. Nos asignan litera. Los baños y las duchas están fenomenal, lo único que son mixtos y hay que acordarse para no pasar un mal trago, jejeCamino Santiago
Lavamos algo de ropa, y nos vamos a pasear por el pueblo, el pueblo es bastante grande, encontramos un restaurante bastante majo para comer. Después de un rato Jaime decide irse al albergue para entrar en internet y mandar algún mensaje a su mujer y a sus hijos. Heriberto, Cristina y yo decidimos pasar la tarde visitando un Castillo que hay en lo alto de una colina.  Al final no pudimos verlo porque estaban restaurándolo y los obreros no nos dejaron, por el camino vimos algunas cuevas donde vivían antiguamente los habitantes de ese pueblo.
Descendemos, habíamos quedado para cenar con Jaime. Antes de cenar Jaime fue en busca de la farmacia, quería algo especial para las ampollas, pero el remedio que le dio la farmacéutica no surgió efecto, al día siguiente las ampollas habían empeorado, y se las tuvo que pinchar y pasar un hilo.
Cenamos en una terraza de un bar sencillo y después de hablar de montaña, vacaciones y demás cosas nos vamos para el albergue. Allí conocemos por primera vez al grupo de niños coreanos que iban con una monitora. Por cierto una de las niñas coreanas se cayó de la litera 2 veces por la noche y nos sobresaltó a todos. Pero hay que ver que duros son, ni un llanto, otra vez para arriba y a dormir. Y con qué agilidad por las mañanas recogen el saco de dormir, con lo que me cuesta a mi… Aquí también conocimos a un chaval mejicano que había venido hacer el camino, pero se hizo un esguince en la rodilla y tuvo que abandonar a la mañana siguiente su aventura. También entablamos relación con unos navarros que con ellos y con los coreanos  nos volvimos a ver en numerosos momentos durante nuestro viaje.

3ª Etapa Castrojeriz – Frómista ( 25 Km)

Camino SantiagoNos levantamos a las 6, desayunamos en el mismo albergue, de maravilla, galletas, tostadas, café con leche…La temperatura es fresquita, empieza a llover, nos ponemos los chubasqueros, en esta etapa se nos une durante un tiempo Briggitte, una chica de California, muy maja, a la pobre le habían achicharrado las chinches esa noche y estaba muy preocupada, no había visto cosa igual, menos mal que en nuestros colchones no había, pero en fin cosas que por lo visto a veces ocurren en los albergues.
Hay que subir el alto de Mosterales, una pequeña colina con unas vistas impresionantes. El bajar se hace duro el viento y la lluvia nos va frenando. El camino en estos tramos es muy solitario y con amplios horizontes que siempre se ven pero donde parece que no llegas nunca. Camino Santiago
Antes de llegar al puente de Fitero , unión de las provincias de Burgos y Palencia, hay una capilla gótica. Paramos, unos voluntarios franceses nos ofrecen galletas, te o vino. Aprovechamos para ir al baño y sellamos las credenciales.
El puente es precioso, pasa el río Pisuerga y lo típico nos hacemos una foto en el cartel que indica que hemos pasado a Palencia, nos damos cuenta de que ya hemos andado bastante desde nuestro inicio en Burgos.  
Camino SantiagoSeguimos andando y llegamos a Boadilla del campo, a Jaime y a mí nos dolían bastante los pies, paramos en un albergue, nos descalzamos, había salido el sol, y poner los pies en el precioso césped que hay en ese albergue nos supo a gloria.
Aprovechamos a comer allí, antes que nada sellamos de nuevo las credenciales. Comimos con un grupo de bicigrinos catalanes, muy majos, nos contaron que el año pasado hicieron la ruta de la plata, andaban 100 Km todos los días.
Nos recuperamos y empezamos a caminar junto al Canal de Castilla, son 6 Km de canal y llegamos a Frósmita. Aquí el albergue era mucho más grande con un montón de habitaciones, nos tocó dormir con unos bicigrinos portugueses, como roncaban los tíos, parecían tractores, ese día me puse los tapones en los oídos.
Antes de acostarnos visitamos el pueblo y cenamos en un sitio muy agradable.

4ª etapa Frómista –Carrión de los Condes

Camino SantiagoHoy no podemos desayunar en el albergue y nos ponemos a caminar, las 6 de la mañana y que claro estaba el día, ni una nube, al poco tiempo nos pasa la cuadrilla de los niños coreanos. Llegamos  a Población de los campos y desayunamos, un sitio muy peculiar, un albergue donde hay hamacas, tiendas de acampar como las que usaban los indios. Como en cada sitio que paramos sellamos las credenciales y nos ponemos en marcha.
Llegamos a Villalcázar de Sirga con una bonita iglesia, repostamos, nos hacemos la foto de rigor con una estatua de un peregrino que está sentado y continuamos, nos quedan 6 Km para Carrión de los Condes.
Que sorpresa al llegar al albergue de Carrión, lo regentan unas monjas muy simpáticas, sellan las credenciales, que limpio está todo, sabanas frescas en las literas…, de nuevo nos juntamos con Claude y su mujer, con los niños coreanos, conocemos a un chico de Chicago, que durante todo el camino le he visto con la camiseta de la selección española, había también dos japoneses que habían venido por lo del tsunami, unos italianos muy vacilones….
Camino SantiagoMe quedo sin batería en la máquina de fotos, me pongo de los nervios, mi cargador no va bien, todo el mundo intenta con los suyos, pero nada… entre tanto las monjas nos citan en el vestíbulo, nos presentamos todos y decimos los motivos que han hecho que realicemos este viaje, había motivos muy peculiares, otros con mucho sentimiento, algunos por religión y el mío que fue el que dije, me puse en camino de una forma inesperada, jamás me había planteado hacer el camino, me llamó Cristina y le dije: vale!, que gran idea tuvo Cristina al invitarme hacer el viaje con ella, estoy muy contenta. Cantamos diferentes canciones en diferentes idiomas, fue muy emotivo, hay que decir que a Cristina se le llenaron los ojos de lágrimas.
Encontré una tienda de fotos donde por 4€ me cargaban la cámara, que suerte, entre tanto fuimos para la iglesia, allí íbamos a celebrar el bautizo de los peregrinos, las monjas volvieron a cantar, tocaban un instrumento muy raro que ahora no llego a recordar su nombre. Y nos bautizamos.
Salimos, recogí mi cámara, y teníamos cena comunitaria, las monjas ponían el primer plato y los peregrinos aportábamos algo para el segundo. Compramos un queso y chorizo para llevar y nos fuimos hacia el albergue. Las monjas habían hecho sopa de ajo de primero, como a mí no me gusta, algunos peregrinos lo agradecieron y se lo repartieron, unos de Donosti tuvieron la buena de idea de llevar unas botellitas de vino para acompañar la cena, los segundos platos fueron bastante variados, el chico de Chicago se acordó del postre y llevó plátanos con chocolate, um que rico..

5ª Etapa Carrión de los Condes - Lédigos  (17 Km)

Uno de los japoneses se puso un foco en la cabeza, me alumbró sin querer mientras preparaba sus cosas, metió ruido, me despertó. Miré el reloj las 5 y media llamé a Cristina, Jaime ya se había despertado, nos pusimos a recoger todo. Bajamos a por las botas que estaban como de costumbre en una estantería de la entrada, (me encanta ver todo el calzado de los peregrinos, así seguidito en baldas, pienso cuantos días de sufrimientos y alegrías llevan encima).
Hoy tampoco desayunamos en el albergue. Al salir escuchamos una música por un megáfono, indica a los más perezosos que ya es hora de ponerse en marcha.
Antes de salir del pueblo vemos un hotel abierto y desayunamos.
Camino SantiagoEmpezamos nuestra nueva etapa, dejando a nuestra izquierda el monasterio de San Zoilo. Hoy es una etapa dura. Hay que recorrer muchos kilómetros donde no hay nada de nada, excepto alguna encina que otra. Parte del camino lo paso hablando con el italiano que cenó la noche anterior sentado al lado mío, tiene una tendinitis, pero eso no le hace aminorar la marcha, así que al de un rato prosigue su camino con más ritmo que nosotros, su etapa de hoy es bastante más larga que la nuestra.
Esta etapa se llama la etapa de la soledad, al ser tantos kilómetros sin avistar un pueblo, tienes más tiempo para meditar, para pensar en tus cosas. Pero eso de la soledad será en invierno porque en esta época del año está lleno de peregrinos
A mitad de camino hacemos una parada, alguien ha cCamino Santiagoolocado allí, en la mitad de la nada una tejavana con un banco largo debajo.
Jaime ya está bastante recuperado de los pies, ya no se queja tanto.
Por fin llegamos a un pueblo, parece que todos los peregrinos paramos en el mismo bar a tomar algo, el bar es un hostal que está regentado por una familia gitana, bastante  antipáticos por cierto. Afuera tienen unas mesas con unas sillas nos sentamos todos, sobre una veintena de peregrinos en ese momento. Pero qué casualidad cuando estamos tomando el cafecito y algún pinchito, se ponen arreglar el toldo que esta justamente encima de las mesas, nos empieza a caer porquería, suciedad, nos movemos hacia la carretera, ellos siguen, pasan de los clientes. Un matrimonio belga que estaba desayunando, me dicen que les parece increíble, que donde se ha visto esto. 
Claude decide parar su etapa hoy aquí, su mujer no se encuentra bien, pregunta el precio, 20€ contesta el gitano, naturalmente no se quedan, van a un albergue que les han dicho que hay a la entrada del pueblo.
Continuamos hacia Lédigos, pero antes de llegar nos encontramos con la mujer de Jaime, había venido desde Madrid a pasar una noche y el día siguiente con él. Nosotras nos quedamos en Lédigos y Jaime monta en el coche de su mujer y esa noche la pasa en Moratinos.
Cristina y yo nos duchamos, lavamos, colgamos las toallas, y comemos. No había mucho donde elegir en el menú, un primero y un segundo. Aquí los que regentan el albergue no son muy amables  Cristina en un par de ocasiones se mosquea con el dueño por sus modales hacia el peregrino. Nos cobran 6€ y nos sellan las credenciales. Por cierto es el único bar que hay en Lédigos, no existe ningún Camino Santiagootro local en el pueblo.
Vamos a visitar el pueblo. En ese pueblo quedan 32 personas, y todas son de la tercera edad, nos paran durante el paseo para hablar con nosotras, no nos importaba no había mucho que ver ni que hacer. El pueblo está bastante abandonado, nos cuentan que les da mucha pena que hace ya muchos años que no hay ningún joven, todos han marchado y las casas se caen, se sienten abandonados.
Volvemos al albergue, nos metemos en internet, deposito las fotos de mi cámara en el correo de Cristina para que cuando llegue a casa ya las tenga, y así se las pueda enseñar a sus amigas y a sus hijos.
Aquí hemos coincidido con los navarros, que son un trío muy peculiar, el navarro, su mujer y su consuegra, en todos los albergues que hemos coincidido con ellos le hemos visto a él curar los pies a su consuegra, que los tenía de pena. Ellos están acostumbrados hacer el camino, pues repiten todos los años.


6ª Etapa Lédigos- Sahagún (16 Km)

Camino SantiagoHabíamos quedado a las 7 menos cuarto con Jaime para continuar el camino, y allí estaba como un reloj.
Desayunamos en el albergue de Terradillos de templarios, desayunamos café con leche y tostadas.
Esta etapa es muy tranquila, buen tiempo, una brisa maravillosa, al de poco de empezar la marcha, el camino se divide en dos, un camino va por el interior, y la otra ruta va junto a la carretera. Cristina elige la que va junto a la carretera y se separa de nosotros, va pensando en sus cosas. Jaime y yo no paramos de hablar y hablar durante todo el camino, el tiempo se nos pasa volando. Los navarros nos adelantan como estrellas fugaces, menos mal que la consuegra tenía  los pies hechos polvo que sino…Camino Santiago
Llegamos a Sahagún, Cristina me estaba esperando en la estación de tren, me empiezo a dar cuenta de que la aventura va llegando a su fin. Cogemos los billetes de tren pero hasta las cuatro no salimos, así que vamos hacia el albergue municipal, allí sellamos por última vez nuestras credenciales.
Nos despedimos de Jaime que continua su camino hacia Santiago, por cierto al final lo ha acabado, y quiere repetir, ¡pensar que al principio él dudaba de si iba a poder realizar el camino!
Vamos a comer un menú, Sahagún está en fiestas, sale la banda de música, compramos unos dulces típicos para llevar a casa. Tomamos un zurito con una mujer belga, la conocimos ya no me acuerdo en que albergue.
Vamos a la estación, tomamos un café, cogemos el tren, ¡Jo!,  ¡qué pena!, espero el año que viene poder continuar Sahagún- Santiago.

 

Henar González

 

 

 

 

Regresar al índice de artículos